29 de noviembre de 2017

EL HOMBRE DISPERSO / L'HOME ÉPARS - Marguerite Yourcenar




EL HOMBRE DISPERSO

Vegeto en el árbol y ondeo con las plantas
corre, felicidad, con el agua sin vueltas;
mi tristeza se extiende en las lágrimas lentas
y mi soberbia salva las copas esbeltas.

Perdí la savia tibia y la sombra aromada, 
el palomo que tiembla enardece el zurdal;
cautivo y desertor de la selva agitada
me alejo, y me descubro, en un vuelo infernal.

El deseo es oro y el amor orfebre.
Cuando un abrazo ciñe y confunde la fiebre,
los dos cuerpos cantan una sola verdad.

Pero al caer la nieve al fondo con el viento,
cuando la noche oscura hiela la ciudad, 
yo me miro llorando con el mendigo hambriento.






Las caridades de Alcipo
y otros poemas
Traducción Silvia Barón
Visor libros



31 de octubre de 2017

LO NO COTIDIANO - Luci Romero





LO NO COTIDIANO



"Pistolero: ¿Para qué eres juez, si no tienes a nadie a quien juzgar?
Juez Roy Bean: Tengo un cementerio de casos ahí detrás"
(El juez de la horca de John Ford)



A nuestras manos llega una herencia de dolor.

Aceptamos esa transmisión, porque,
de algún modo, ha sido bendecida.
Aceptamos lo que no conocemos, la posesión
la hacemos nuestra, la convertimos
en terreno fértil.

La cosecha crece
mientras en el perfil del paisaje,
en sus ríos y montañas,

aguardas
los restos del genocidio.

Ecos y visiones que también son heredadas.

La tierra, la casa, la mesa, la cama, la ventana, la puerta,

la propiedad
que nunca fue nuestra. El dolor
se transforma en conciencia.
Heredamos e ignoramos, mientras otros
allanan la tierra.





WESTERN - Ed DELIRIO





Este poema que cuelga hoy, en la entrada de este blog, meses antes fue compartido en redes sociales por Uberto Stabile y me parecido oportuno volver a compartir, Muchas gracias Uberto.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...